El Talmud (תלמוד) - la Mishnáh y la Guemaráh

El Talmud (תלמוד) es la colección autorizada de ley y tradición rabínica, considerada por parte del Judaísmo Ortodoxo como entregada por el Creador mismo a Moshé en el Monte Sináy. Es una obra que recoge principalmente las discusiones rabínicas sobre leyes judías, tradiciones, costumbres, narraciones y dichos, parábolas, historias y leyendas.

Según éste punto de vista, estas leyes fueron transmitidas oralmente desde los tiempos de Moshé y pasaron de generación en generación hasta los primeros siglos de la Era Común. En algún tiempo después del establecimiento de las primeras Comunidades de los creyentes en R'Yeshûa, los Rabinos decidieron poner por escrito todas esas leyes orales y las interpretaciones de la ley Divina.

La colección original se llamó la Mishnáh. Los Rabinos hicieron luego comentarios autorizados adicionales, llamados la Guemaráh. La Mishnáh y la Guemaráh juntas componen el Talmud

Existen dos versiones conocidas del Talmud:

  • El Talmud de Jerusalén (Talmud Yerushálmi), que se redactó en la entonces recién creada provincia romana llamada Philistea.
  • Talmud de Babilonia (Talmud Bávli), que fue redactado en la región de Babilonia, en Mesopotamia. Ambas versiones fueron redactadas a lo largo de muchos siglos por generaciones de eruditos provenientes de muchas academias rabínicas establecidas desde la Antigüedad en adelante.

Para el judaísmo son importantes tanto la tradición oral como la tradición escrita. Conocidos como la Ley Escrita, la Torá y el Talmud tienen su origen último en tradiciones orales. Habiendo compilados, redactados y escritos, ellos conforman la tradición escrita del judaísmo, si bien varios conceptos expresados en el Talmud de un modo evidente provienen de hagadot y midrashim, es decir, relatos y narraciones propios de la tradición oral hebrea.

 

 

El Talmud extiende, discute, cuestiona, explica y complementa la Torá, pero no puede, por definición, contradecir a la parte más importante o esencia de la misma, a la Torá.

El Talmud está dividido en dos partes, la Mishná y la Guemará. La Mishná a su vez está formada por 6 órdenes (sedarim):

  • Zeraim. Semillas; es todo lo relacionado a la agricultura, diezmos, bendiciones y donaciones en Israel y fuera.
  • Moed. Festividad; relacionado con las festividades judías.
  • Nashim. Mujeres; es lo relacionado con la vida matrimonial y divorcio.
  • Nezikin. Daños; es todo lo relacionado con la ley tanto civil como criminal.
  • Kdashim. Santidades; es lo relacionado a los cultos del Templo de Jerusalén.
  • Taharot. Purezas; es lo relacionado con la pureza ritual.

El sistema de redacción del Talmud parte de en una serie de leyes basadas en la tradición oral de La Torá que fue redactada en un libro llamado (Mishná) a cuyos autores se les conoce como "Tanaim". Ésta es idéntica tanto en el Talmud de Jerusalén como en el Talmud de Babilonia. La Guemará son las discusiones de sabios conocidos como "Amoraim" que explican la Mishná, y sus explicaciones fueron escritas en arameo. En estas explicaciones está la diferencia entre el Talmud de Jerusalén y el de Babilonia, mas las dos llegan a la misma conclusión solo que por caminos distintos.

En cuestión temática el Talmud se divide en Halajá (textos de carácter legal) y Hagadá (parábolas e historias). La tradición oral conocida a través de escritos atribuidos a Moisés y otros tantos autores ha sido volcada en el Talmud, que debido a ello constituye un texto fundamental para la comprensión y el estudio del judaísmo.

Primera página del "Tratado Brajot", el primero que se halla en el Talmud. Nótese que el texto original figura en el centro de la página, mientras que las notas e interpretaciones subsecuentes son dispuestas alrededor del mismo.

 

Mishná

La Mishná es una compilación de opiniones legales y debates. Las declaraciones de la Mishná son típicamente lacónicas, registrando breves opiniones del debate de los rabinos sobre un tema, o registrando sólo una resolución no atribuida que, al parecer, representa una opinión de consenso. Los rabinos mencionados en la Mishná se conocen como Tanaim.

Dado que ordena sus leyes por asunto y no según su contexto bíblico, la Mishná presenta cada tema con mayor profundidad y orden que el Midrash, e incluye una mayor selección de temas halájicos. Por esto, la organización temática de la Mishná se convirtió en el marco organizacional del Talmud completo. Pero no todos los tratados de la Mishná tienen su correspondiente tratado en el Talmud. Además, el orden de los tratados del Talmud difiere a veces del orden de los mismos en la Mishná.

Braita

Existían otras tradiciones tanaíticas contemporáneas a la Mishá. La Guemará frecuentemente se refiere a las mismas a fin de compararlas con el contenido de la Mishná y de esta forma apoyar o refutar las proposiciones de los Amoraim. Todas estas fuentes tanaíticas no midráshicas son conocidas como braitot (lit. material externo, "Trabajos referidos a la Mishná"; sing. braita, Hebreo: ברייתא).

Las braitot citadas en la Guemará son generalmente citas de la Tosefta (un compendio halájico tanaítico paralelo a la Mishná) y los Midrash Halajá (específicamente Mejilta, Sifra y Sifre). Algunas braitot, sin embargo, son conocidas solamente por tradiciones citadas en la Guemará, y no son parte de ninguna otra colección.

Guemará

En los tres siglos posteriores a la redacción de la Mishná, rabinos de la Tierra de Israel y Babilonia analizaron, debatieron y discutieron ese trabajo. Estas discusiones forman la Guemará (hebreo: גמרא). Guemará significia "finalización" (del hebreo גמר: terminar, completar) o bien "aprender" (del arameo: "estudiar"). La Guemará pone foco en elucidar y elaborar las opiniones de los Tanaim. Los rabinos de la Guemará son conocidos como Amoraim (sing. Amorá, hebreo: אמורא).

Una buena parte de la Guemará consiste en análisis legal. El punto de partida generalmente es una afirmación legal encontrada en la Mishná. La afirmación es entonces analizada y comparada con otras afirmaciones utilizadas como interpretaciones bíblicas, y presentadas en la forma de una discusión (frecuentemente anónima y a veces metafórica) entre dos rabinos dispuntantes, denomidados el maskshan (cuestionador) y el tartzan (respondedor). Otra función de la Guemará es identificar la correcta base bíblica para una ley en particular presentada en la Mishná y el proceso lógico de conectar entre ambas fuentes: esta actividad es conocida como talmud mucho antes de la existencia del "Talmud" como texto[9]

Halajá y Hagadá

El Talmud es un documento que abarca muchos temas. Tradicionalmente, sus contenidos son clasificados en dos grandes categorías: halajá y hagadá. La halajá está directamente relacionada a la práctica de la ley judía. La hagadá comprende textos que no son legales, sino que tienen carácter exegético, homilético, ético, histórico y/o proverbial.

Tratados Menores del Talmud

Además de los Seis Órdenes (siguiendo la estructura de la Mishná), el Talmud contiene una serie de tratados posteriores, usualmente impresos al final del Orden de Nezikin (daños). Estos no están divididos en Mishná y Guemará.

Origen e Historia del Talmud

Originalmente, la ley oral fue transmitida de una generación a la siguiente de modo oral, sin que se tuviera ninguna versión escrita dirigida al público, aunque los sabios tenían apuntes privados.

Después de la destrucción del templo de Jerusalén y el declive económico y político de la comunidad judía en Israel la continuidad de la transmisión oral estaba en peligro, por lo que Rabi Yehuda, el Príncipe, hizo la redacción escrita de la Mishná alrededor del año 200 de nuestra era.

Varias academias rabínicas, tanto en Israel como en Babilonia, estaban dedicadas al estudio y discusión de la Mishna. Estas discusiones al ser recopiladas de forma escrita forman la Guemará. Existen dos ediciones de la Guemará: la de Jerusalén que se terminó de redactar de forma escrita alrededor del año 400 de nuestra era, y la de Babilonia, cuya recopilación final se llevó a cabo por Ravina y Rav Ashi, dos sabios del siglo V de nuestra era.

La primera edición impresa del Talmud fue llevada a cabo por Daniel Bomberg en Venecia en 1520-23. Después de esto también existía la edición de Slavita que data del siglo XVIII.

La edición más famosa, y la que aún hoy en día es usada casi universalmente, es la de la viuda y hermanos Romm de Vilnius, Lituania, que data del final del siglo XIX y se conoce como el Vilno Shas que incluía, además, muchos comentarios que no habían sido publicados hasta entonces.

Una edición más reciente es la del rabino Adin Steinsaltz, que incluye una traducción al hebreo moderno y notas científicas. El Talmud se ha traducido en su totalidad a varios idiomas. Todavía no existe una versión en castellano.

La primera traducción de Talmud al español fue una antología, Bellezas del Talmud, que realizó Rafael Cansinos Assens en 1919 y publicó la Editorial América. Bellezas del Talmud, más que una traducción, es en realidad una obra literaria de Cansinos, construida a partir de ediciones francesas e inglesas, abreviadas y de traducción libre, que tuvo por finalidad promocionar el libro y difundirlo en el mundo cultural español. La editorial EDAF ha emprendido una traducción incompleta o resumida, casi esquemática, de todos los tratados del Talmud.

Esta edición no respeta la disposición original del texto en la hoja. Con todo, supone un esfuerzo estimable y probablemente sirva de motivación para una primera edición integral del Talmud en nuestro idioma. Hay una nueva edición del talmud traducido y explicado en español, se llama TaShema. Esta obra de arte incluye no solamente la traducción y explicación del texto del talmud, sino también de Rashi y Tosafot.